Como Meditar?

yogati
Creado por: yogati
Fecha: 08/04/2013
Vistas: 928

LA MEDITACION:

        El propósito de la meditación es pacificar y calmar la mente. Cuando nuestra mente está serena, dejamos de tener preocupaciones y problemas, y disfrutamos de verdadera felicidad. En cambio, si carecemos de paz mental, por muy agradables que sean las condiciones externas que nos rodean, no podemos ser felices. Si nos adiestramos en la meditación, iremos descubriendo en nuestro interior cada vez más paz, serenidad y felicidad pura. Finalmente, gozaremos en todo momento de felicidad, aunque tengamos que enfrentarnos con circunstancias adversas.


          Para que la meditación sea efectiva, haz de ella una rutina diaria.  Utiliza el mismo horario de forma diaria (incluyendo sábado, domingo y días feriados) y un mismo lugar.  Haz de la meditación una ceremonia; puedes prender una vela, prender un incienso, sonar unas campanas, bañarte antes de comenzar la meditación, y otras; o hacer todas las anteriores.

          Es posible que al principio se te sea difícil dejar de pensar ya que aún no estás acostumbrado a dejar de pensar.  A algunas personas le comienza una toz y es que el cuerpo se siente raro manteniendo la serenidad y la calma. Todo esto se irá con el tiempo y la perseverancia.

Cuando venga a tu mente alguna situación; muy amablemente le dices a tu pensamiento “ahora no, luego hablamos de eso, ahora estoy meditando”.  No queremos forzar la mente a callarse, sino que lo haremos de forma sutil.   

Por medio de la meditación, encuentras ese espacio de paz, armonía que luego resulta en una claridad mental que te permitirá tomar las cosas adversas con calma dado a la confianza que vas creando en ti y en el orden divino. De manera gradual, adquieres estabilidad mental y gozarás de la vida con sus fluctuaciones y abrirás tu corazón a la verdadera felicidad.
Hay tres pasos importantes al meditar: Concentración,  Absorción y Claridad Mental.

 

1.      Concentración

Cuando te concentras en algo unificas las energías y la atención de tu alrededor se disminuye o se desaparece.

Ocurre una integración horizontal donde la mente consciente se une  con el subconsciente.  Se liberan las energías  bloqueadas en el cuerpo (energías somáticas) y despiertas las energías psíquicas en niveles cada vez más profundos. Al cabo de unos minutos ocurre una integración vertical donde experimentamos una transición física.

 

2.      Absorción: Transciende tu físico e Integra lo Espiritual

Cuando te has inmerso en tu concentración comienzas a sentir tu energía vibrando en todo tu cuerpo y comienza la integración de tu físico hacia lo espiritual.  Pudieras sentir energía fluyendo a través de tu cuerpo, o en tu cabeza, especialmente en la frente.  Pudieras ver colores o simplemente sentir una armonía y una paz indescriptible.

3.       La etapa de la Visión Clara

Tienes claridad mental, no sientes duda, indecisión. Reconoces La Verdad (lo mundano y lo espiritual). Sabes hacia dónde vas y lo que quieres lograr

Para lograr la concentración y absorción reconocemos, reducimos y hasta eliminamos los cinco obstáculos mentales que nos impiden la concentración y absorción:

1.           Querer experimentar placer todo el tiempo

2.           El odio, o sentimiento de mala voluntad y resentimiento.

3.           El letargo y la pereza, que nos ata al plano de la conciencia ordinaria y de todos los días.

4.           La ansiedad y el desasosiego, que se manifiesta en nuestra mente cuando ésta se contamina por la inquietud y la preocupación.

5.           La duda. Indecisión o renuencia a decidirse y a comprometerse a una tarea en particular. Este estado mental proviene esencialmente de la falta de fe, la falta de confianza, el rechazo a admitir que existen estados  mentales superiores que el ser humano puede alcanzar.

Despierta!!

1.   El placer por tener, comprar, comer, son cosas exteriores a ti que se esfuman tan pronto lo obtienes.  No le des tanta importancia a lo externo, a lo perecedero, a lo fugaz.  Pon más a tención a lo sublime, al interior, a la pureza, a la verdad, a sentir tu energía, a ver la luz en ti y en los demás.

2.   Regálale el odio, el sentimiento de mala voluntad y todo resentimiento a la tierra para que ella los filtre y los purifique.  Todos estos sentimientos te dañan a ti, te causan enfermedades, te quitan el sueño, te hacen infeliz.  Cada vez que tengas un sentimiento de estos transmútalo (cámbialo) a un sentimiento opuesto de amor, perdón, luz.

3.   Sentirte todo el tiempo cansado y aburrido, dejando las cosas para después no promueven tu salud física, mental y espiritual.  Ayúdate escuchando películas y leyendo libros de auto.  Haz afirmaciones como “yo me preparo para XXXX”, ”yo voy a lograr XXXX”, “yo tengo ánimo”, “yo voy a mi”, etc.

4.   Sientes ansiedad y desasosiego cuando piensas en el futuro y te inquietas el no poder ser capaz de lograr esto o lo otro.  Déjaselo todo al poder divino.  Ten fe en ti y en el orden divino.  Ríndete a lo que sea ya que saldrás airoso.

5.   Si sientes duda e indecisión es porque no tienes fe.  Aumenta tu fe en ti y en el orden divino.  Cree que todo sucede por una razón, y que algo aprenderás en el camino “todo va a estar bien”.

Al vencer los obstáculos mentales, te concentras e integras la mente consciente con la mente inconsciente.  Nuestro nivel de consciencia se eleva e irá del plano del mundo de la experiencia sensual al plano de la forma espiritual y mental. En otras palabras, estaremos pasando de la primera a la segunda etapa de meditación; estaremos pasando de la meditación, en el sentido de concentración, a la meditación en el sentido de absorción.

Posibles focos de atención durante la concentración:

1. En tu respiración:  Sigue el flujo del aire entrando y saliendo de tu nariz.  Sigue el aire entrando en las fosas nasales, en la garganta, en los pulmones, en la barriguita y saliendo nuevamente de la barriguita, pulmones , garganta y nariz.  O simplemente piensa que estas inhalndo por los pies y exhalando por la coronilla (cabeza).

2.  En un sonido:  Puede ser un mantra, una música, los sonidos de la   

 naturaleza.

3.  Un objeto, un color, una forma, una imagen, un árbol, una flor, una  

 llama

4.  Una virtud.

5.  Una imagen de un gran maestro.

Etapas de la Absorción

         Es posible que logres la absorción utilizando las cuatro símiles tradicionales, que el Buda usó para ilustrar los cuatro niveles de absorción.

1.           Cómo el jabón en polvo mezclado completamente con agua. El Buda nos pide que imaginemos como una persona toma el jabón y un poco de agua, mezclándolos de tal manera que quedan totalmente absorbidos uno en el otro, formando una mezcla homogénea perfecta. No sobrará ni una gota de agua, ni habrá un solo grano de jabón que no se haya saturado de agua. Así es el primer estado de absorción, de acuerdo con el Buda. En este estado el cuerpo psicofísico queda lleno de felicidad, éxtasis, alegría y, al mismo tiempo, todos estos sentimientos estarán perfectamente equilibrados; todo está en calma, estable y firme: la concentración se convierte en algo natural y espontáneo.

2.           Imaginemos un gran lago de aguas tranquilas y puras. Este lago se abastece de una fuente subterránea, de tal modo que hay un continuo flujo de agua pura que emerge desde las grandes profundidades; así es el segundo estado de absorción. Se encuentra en calma, claro, tranquilo, puro, transparente, pero desde niveles aún más profundos emerge algo más puro, aún más maravilloso, burbujeando continuamente. Este es el componente espiritual, la conciencia superior, que nos inspira.

3.           Es como el mismo lago, el mismo componente acuático, solo que esta vez contiene innumerables flores de loto. Estas flores de loto se encuentran completamente sumergidas en las aguas puras del lago. Del mismo modo, en el tercer nivel de absorción, se puede decir que nos encontramos completamente sumergidos en esta conciencia espiritual, empapados de esa conciencia superior. Estamos saturados por dentro y rodeados por ella desde fuera; así es el tercer nivel de absorción.

4.           Imaginemos un hombre que, en un día caluroso, acaba de tomar un baño. Al haberse lavado bien, se envuelve con una sábana blanca, de modo que queda completamente cubierto de pies a cabeza. Así, nos dice el Buda, es el cuarto nivel de absorción. Estamos protegidos por esa conciencia superior del contacto y de la influencia de esos estados inferiores. Es como si estuviésemos rodeados de un aura poderosa; no es que podamos sumergirnos en este estado, sino más bien que este estado desciende sobre nosotros y nos envuelve. Además comienza a emanar radiaciones, de tal manera que crea un cuerpo meditativo a nuestro alrededor. En este estado no seremos afectados con facilidad, sin embargo podremos influir y afectar a otros.

3. La Etapa de la Visión Clara

     Es la visión o comprensión clara de la naturaleza real de las cosas; es la visión de las cosas como son realmente. Es la comprensión directa de la Realidad misma. Es lo que la palabra meditación significa en su sentido más elevado; es la comprensión de todo lo  condicionado, del mundo o todo lo transitorio y también es la comprensión de lo Incondicionado, lo que trasciende al mundo, lo Absoluto, lo Ultimo.

Comentarios

 

 

 

YogaTi Salud comenzó clases para los niños de 4-11 años.  Vean video que diseño la mamá de Gil, Neriliz Suarez "Como Gil se inició en la Yoga" Para preguntas envie email a olgalopez@yogati.com.  El box no se puede contestar!